Estos son los factores que SÍ afectan a tu cuerpo a la hora de beber

Se tiene la creencia de que algunos factores pueden cambiar los efectos que el alcohol tiene en el cuerpo, sin embargo esto no es del todo cierto. Algunos de los mitos más comunes tienen que ver con una tacita de café o incluso la hora del día en que disfrutas tus bebidas favoritas, pero es importante saber que tomarte un café no te quitará lo borracho, y tomar al medio día no hará que sientas más el efecto embriagante de las bebidas. 

Un estudio realizado por la Fundación de Investigaciones Sociales AC (FISAC), dio a conocer cuáles son los factores que sí intervienen en el cuerpo, y en el efecto que tiene el alcohol en nuestro organismo, y son los siguientes: 

Velocidad de ingesta:

El cuerpo procesa el alcohol a una determinada velocidad, metabolizar requiere un esfuerzo físico y éste cambia según las características de cada persona, como su género, su edad o su estado de salud. En general, se recomienda beber máximo un trago estándar por cada hora, de esta forma aseguramos que se metabolice a una buena velocidad y no afecte nuestro cuerpo. A la mala práctica de beber mucho y muy rápido, se le conoce como Consumo explosivo, y es una actividad de riesgo que debe ser evitada a toda costa.

Alimentos en el estómago:

Aunque no lo creas, sí, comer ayuda a que el alcohol se procese de mejor forma en tu cuerpo. Esto se debe a que, cuando tienes alimentos en tu organismo, el píloro se encuentra cerrado, lo que impide el paso del etanol hacia el intestino delgado, donde puede pasar rápidamente al torrente sanguíneo. Además, el etanol es poco soluble en grasa, por lo que si te echaste unos buenos tacos, o algún alimento graso, esto retrasará aún más la absorción del etanol. Por eso siempre recomendamos acompañar tus copas con unas buenas botanas.

Estado de ánimo:

Existe una creencia popular, extendida en muchos países y a través de muchas generaciones, acerca de que el alcohol es un antídoto para la tristeza, la ira y el mal de amores. Pero te lo decimos con todas sus letras, esto es completamente falso. El alcohol no ocasiona alegría ni felicidad, lo que provoca es euforia y un sentimiento de desinhibición, que en muchas ocasiones es confundido con la alegría misma. Pero como casi todo en la vida, los efectos del alcohol en tu cuerpo son pasajeros, por lo que si vives una situación de tristeza, abusar del consumo de bebidas con alcohol no cambiará tus circunstancias. Es mejor, en casos de depresión o ansiedad, acudir con un profesional de la salud mental, ellos sí pueden ayudarte. Queremos que el alcohol sea el acompañante de los buenos momentos. 

¿Tú ya sabías esto? En Pernod Ricard somos creadores de convivialidad, y eso implica hablar con la verdad e informar a nuestros consumidores sobre el consumo responsable de bebidas con alcohol.

Te recomendamos: Así se ha moderado el consumo de alcohol en la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al Inicio