¿Quieres un tequila? Conoce la historia de esta icónica bebida

Muchas personas conocen el particular sabor del tequila, o al menos han oído hablar de esta bebida, se degusta típicamente en distintas entidades del país, y más aún en las fiestas patrias, pero ¿cuánto sabemos sobre su historia, además de que es una bebida típica de México?

El tequila es una bebida ancestral que nació hace más de 500 años. Es un tipo de aguardiente que se produce a partir de la destilación del mosto fermentado obtenido del corazón de una planta conocida como agave azul. La bebida toma el nombre de la región donde nace: Tequila, en el estado de Jalisco.

Aunque no hay un origen exacto, de acuerdo con información del Consejo Regulador del Tequila, a mediados del siglo XVI, se empezó a fabricar un derivado de mezcal en tierras pertenecientes a la región de Tequila, dada la abundancia de agaves azules y el enorme valor que tenía para su vida cotidiana: las hojas de la planta se usaban para construir techumbres, fabricar agujas, punzones, alfileres y clavos, hacer buenas cuerdas, elaborar papel, entre otros objetos; además, se utilizaban las pencas secas como combustible, sus cenizas como jabón, lejía o detergente, y su savia para la curación de heridas. Aunque parezca poco creíble, lo que se aprovechaba menos era el propio mezcal.

Más adelante, aún en la época de la Conquista, para favorecer la importación de vinos y aguardientes españoles, el gobierno colonial prohibió desde su inicio la fabricación de productos locales que pudieran hacerles competencia, por lo que el tequila tuvo que producirse de forma clandestina. Fue hasta que, dado el alcance de su producción y lo necesitado que estaba el gobierno de dinero, optó, a mediados del siglo XVII, por autorizarla e imponerle un impuesto.

Después de la Independencia, en 1821, los licores españoles tuvieron mayores dificultades para llegar a México, lo cual dio oportunidad a que los fabricantes de tequila incrementaran sus ventas en Guadalajara e iniciaran su comercialización en la Ciudad de México y todo el centro del país.

Al finalizar el siglo XIX y comenzar el XX el principal enemigo del tequila fue el ferrocarril norteamericano, pues llevaba los aguardientes europeos de costa a costa. Sin embargo, después de la dictadura de Porfirio Díaz, el país entero se volcó a buscar expresiones y costumbres a fin de fortalecer la nacionalidad mexicana.

Se comenzó a beber tequila en lugar de otros aguardientes importados y el gobierno favoreció a conciencia una imagen del tequila como un símbolo del Estado Nacional.

la historia del tequila

Otro aspecto fundamental que contribuyó a este discurso fue la industria cinematográfica mexicana, exitosa en los años treinta y cuarenta, que impuso la imagen del tequila como la bebida predilecta de las y los mexicanos.

Así pues, el tequila no es solo una bebida, tiene una larga historia a lo largo de los años y forma parte de la identidad mexicana. 

En Pernod Ricard reconocemos el valor de esta bebida, y queremos que si la disfrutas, lo hagas con responsabilidad, siguiendo los ejes rectores que nos guían. Debemos fomentar el consumo responsable de alcohol, y romper los estereotipos alrededor de las bebidas y del mexicano que supuestamente vive en un estado de embriaguez constante. 

En estas fiestas patrias, y siempre, seamos creadores de convivialidad, y disfrutemos de nuestras bebidas sin excedernos.

También puede interesarte: ¿Una cuba? Este es el origen del trago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al Inicio