Ante la depresión, el alcohol no es la salida

Cada 10 de septiembre tiene lugar el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, con el propósito de generar conciencia alrededor del mundo sobre la importancia de la salud mental, y del involucramiento de toda la sociedad en medidas que permitan prevenir suicidios. En la actualidad, esta problemática está a menudo rodeada de estigmas y tabúes, y además en una época como la que vivimos actualmente, de confinamiento derivado de la pandemia, es importante estar bien informados para construir una comunidad segura con nuestros seres más cercanos y así evitar que el alcohol se convierta en un falso refugio. 

Antes que nada, debemos darle atención a nuestra salud mental, sobre todo en esta época particularmente difícil. De acuerdo con Voz Pro Salud Mental CDMX (VPSM), durante la pandemia ha aumentado la depresión, la angustia, la ansiedad, los trastornos de pánico por situaciones estresantes, etc. Además, de acuerdo con VPSM, las personas que cometen suicidio posiblemente enfrentaron situaciones de alcoholismo, drogadicción, enfermedades mentales sin un diagnóstico, entre otras. 

De tal manera que es vital deshacernos de los prejuicios en torno a este tema, mantenernos alertas a cualquier señal de alarma y, en especial, generar una comunidad segura entre nosotros, pues una manera de prevenir este problema es la escucha activa y la empatía: estar cercanos en todo momento. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevención y el tratamiento adecuado de la depresión, abuso de alcohol, entre otros factores, permiten la reducción de las tasas de suicidio. Así que, es igual de importante que sembremos una cultura de consumo responsable de alcohol y que cambiemos nuestro chip: las bebidas alcohólicas acompañan los buenos momentos, no los crean

En la Fundación Pernod Ricard North LatAm, fomentamos la convivialidad: compartir, generar afecto y respetar a las personas. De tal manera que esa sea la base para crear futuros recuerdos y, el alcohol, solo un extra si se quiere complementarlos.

Por todo ello, promovamos siempre, y mediante nuestro ejemplo, una mente sana. No nos olvidemos de mantener una rutina saludable a la par de hacer más estrechos los lazos con nuestra familia, amigos, conocidos; darnos tiempo de realizar actividades recreativas que nos llenen de satisfacción.

Permanezcamos cerca, y hagamos de cada uno un lugar seguro para las personas a nuestro alrededor y para nosotros mismos. Recuerda que si necesitas ayuda, si sufres de depresión, no lo dejes pasar y acude con un especialista profesional de la salud mental.

También puede interesarte: Riesgos del consumo de alcohol en menores de edad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al Inicio